Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

CRECIMIENTO PERSONAL. Parte 1

Me gustaría que me acompañaseis en el viaje de aprendizaje y descubrimiento en el que me he embarcado. A través de varios post- entregas voy a compartir mi experiencia vital, espero que sea apasionante y motivadora. Es por ello que no sólo quiero guardarla para mí, sino que me gustaría poder inspirar a alguien más a seguir estos pasos.

El viaje se divide en varias fases, a cada cual más enriquecedora:

  • Comenzó el viernes 30 de noviembre con la llegada a Barcelona para iniciar un retiro détox de ayuno durante 7 días.
  • Fase post- ayuno durante 3 días.
  • Rumbo al sur de la India para profundizar en el Yoga Kundalini y la meditación.

En el momento de escribir este post, me encuentro en la tercera jornada de abstinencia de comida, exclusivamente tomando agua e infusiones durante el día y un caldo de verduras por la noche.

Con ciertas personas, me ha resultado difícil explicar mis motivaciones para realizar el retiro, y todavía más, siendo de ayuno. La razón por la que alguien decide hacer un retiro es porque se encuentra inmerso en un proceso de búsqueda. Una búsqueda que no va de dentro hacia afuera, sino en el sentido contrario, siempre hacia adentro de uno mismo. Para ello, es fundamental alejarse de todo ruido exterior y prácticas habituales que nos rodean. Convivir en un ambiente propicio de recogimiento, con otras personas que comparten tu objetivo y que  al igual que uno mismo ponen su energía al servicio del grupo, esto facilita el proceso. Los lazos y la energía que brotan de una experiencia así, la hacen inolvidable.

El hecho de que sea de ayuno, hace que el proceso sea más potente. El fin último de este ayuno no es perder peso – pobrecito del que venga con esa intención porque lo pasará mal –, sino que esta pérdida, irremediable por otro lado, es una consecuencia. Lo que se logra es un estado que llamamos cetosis, en el que – dicho fácil y brevemente –, el cuerpo se nutre exclusivamente de grasas ante la carencia de carbohidratos y proteínas. Por ello  se produce una pérdida de masa grasa. Pero además, y mucho más importante, al dar una pausa al sistema digestivo, la energía que gasta nuestro cuerpo en la digestión está disponible para otros menesteres, en nuestro caso, llegar más profundo con la meditación y el conocimiento de los rincones de uno mismo.

No es el asunto de este post, poner en valor o abrir la discusión sobre si el ayuno es saludable o no, y por ello, no voy a extenderme más en este sentido. Quizá algún día sí lo haga para confrontar a todos aquellos que se llevan las manos a la cabeza con esta práctica o que consideran al estado cetogénico como una enfermedad.

Volviendo al eje central del post, quiero exponer las características del retiro que lo hacen atrayente para mí. Ya es la segunda vez que lo hago – la primera resultó ser una experiencia fantástica –, y sin duda, me ayuda a encontrarme con lo que busco.

En esta ocasión, me va a servir para entrar en las siguientes paradas de mi viaje con claridad mental y energía. Una vez acabado el retiro, y después de tres días de post-ayuno, me embarcaré en un avión con destino a la India. Allí tendrán lugar las siguientes etapas de mi aventura.

  • La primera de estas dos etapas orientales, será una profundización por los rincones sagrados del sur de la India utilizando la meditación y el Yoga Kundalini en dinámicas de grupo. Constará de 6 días y prometen ser excitantes debido a las herramientas – que me apasionan – y sobre todo, a la compañía con la que viajo. Un gran mentor, maestro y motivador como Diego Arnold que tiene toda mi admiración y gratitud.

 

  • La segunda parte de esta andadura por las tierras de Buda, consistirá en un festival, el “Sun Sun Love”, en la montaña mística de Arunachala, en donde yoguis de todo el mundo se reúnen para celebrar el cambio de solsticio que tendrá lugar el 22 de diciembre. ¡Qué mejor lugar para aprender y practicar las actividades grupales que nos llevan a un mayor crecimiento de la consciencia!

La última fase, pero seguramente la que más me motiva y más me resuena, es la de crear, a mi vuelta, nuevos proyectos donde integrar todas estas actividades que estoy descubriendo, con todo lo aprendido en mis últimos años. Poner al servicio de todo el que quiera mis ganas, mi fe y mi pasión, en pos de llevar más consciencia y crecimiento personal a este mundo.

Prometo ir contando a través de distintos post, y con mucho más detalle, mi recorrido a través de estas semanas intensas de aprendizaje y crecimiento.

Un abrazo y NAMASTE

David Carnicero

7 de diciembre de 2018
Compartir en